Preguntas Frecuentes

En este apartado queremos resolver todas las dudas acerca de los servicios de aislamiento que ofrecemos. Si su duda no ha sido resuelta aquí por favor póngase en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarle.

Muchos y variados y cada día incrementándose. Pueden ser para forrar por carecer de cámaras de aire, para inyectar o insuflar en cámaras de aire o falsos techos, en el sector de vivienda, en coquillas para el forrado de tuberías, en panel rígido o manta para forrados o envolver en ciertas instalaciones o prevención de incendios y protección de estructuras metálicas, ligeros y reflexivos para muy diversos usos como aeronáutica.

Los materiales existentes son buenos todos, si se aplican bien y con los espesores adecuados. En igualdad de espesores, tendrán mejor comportamiento los que tengan el coeficiente de conductividad térmica más bajo, tendrán más resistencia al paso del frío o el calor.

Para cada una de ellas, por calibres y fluidos que transportan, existen coquillas de forrado con distintos tratamientos para exterior o interior y con distintos gruesos en las paredes del aislamiento, según normativas y cálculos adecuados para cada situación.

El mejor aislante térmico a igualdad de espesores, es el que tiene el coeficiente de conductividad térmica más bajo, el cual se expresa con la letra lambda λ. Otro tema importante es la facilidad de aplicación, que en viviendas habitadas, pueden ser los inyectados o insuflados en cámaras de aire de fachadas o falsos techos.

Es variable, pues influye el material específico a usar y sobretodo el espesor, ya que si hay que inyectar una cámara de aire o un falso techo, dependiendo de su grueso, así será el material a usar y el precio. Fundamentalmente, dada nuestra experiencia (empezamos en 1.980) la inversión en aislamiento se amortiza aproximadamente a razón de un m² por mes, en ahorro de energía en calefacción o refrigeración, pues acorta las puestas en marcha de los equipos y prolonga las paradas de los mismos, con el consiguiente ahorro en facturas de gas, luz, o cualquier otro sistema de aporte de energía. ¡Haga de su casa un termo y ahorrará mucho dinero!

La humedad de condensación, solo se produce en invierno, pues es necesario que una masa de aire caliente, cambie bruscamente de temperatura a frío, para que lo que está gasificado se haga líquido. El ejemplo clásico de que cuando en invierno entramos en nuestro coche, se nos empañan los cristales. Eso es debido a que el cristal está frío y el vaho que desprendemos de nuestro cuerpo por respiración, está caliente (36,5º) y húmedo y al chocar con el mismo, se produce el proceso físico de licuado por estar por debajo de la temperatura de rocío. Lo mismo ocurre en las viviendas que no están adecuadamente aisladas, ya que el aislamiento hace de moderador o separador de temperaturas e impide la formación de la humedad de condensación.

La energía se pierde fundamentalmente por las zonas de la casa que dan a superficies exteriores de calle, patios, terrazas y suelos elevados de viviendas con bajos diáfanos. Generalmente son las fachadas, tanto si dan a calle como a patios y hay que tener en cuenta que los materiales aislantes hay que colocarlos lo más cerca posible del usuario, pues cuanto más retirado esté de la zona que habitamos, menos eficaces serán.

Quiero presupuesto
Abrir chat