Aislamientos VAT

Humedades por Capilaridad

La humedad por capilaridad, es aquella que sube por los muros de una construcción desde sus cimientos y lo hace a través de los poros y capilares que tienen la mayoría de los materiales de construcción, los cuales absorben el agua del suelo, transportando las sales disueltas que terminan cristalizando en las superficies deteriorando los yesos y pinturas.

En definitiva la humedad asciende por la pared, como el aceite sube por la mecha de una lámpara, principalmente por los morteros de cemento y arena de unión entre ladrillos.

Se suele manifestar de la siguiente manera:

 

    1. Rodapiés o zócalos deteriorados.
    2. Humedades en las zonas bajas de paredes.
    3. Pintura que se abultan y se desprenden.
    4. Salitre hasta cierta altura en las paredes.

 

Hay que saber distinguir la humedad por capilaridad, de otros tipos de humedad, como es la de condensación, que se forma por diferencia de temperatura interior-exterior (foto A), y la de filtración de agua, en zonas de cubierta, la clásica gotera (foto B). Ante cualquier duda al respecto, no deje de consultarnos y le aclararemos el tema.

        

FOTO A                                                                 FOTO B

Para la humedad por capilaridad, hay que aplicar dos soluciones, a saber:

  1. Aplicamos un gel antihumedad, que introducimos a través de taladros en el muro, el cual se extiende, creando una barrera que impide que el agua suba a través de ella.
  2. Cambiando el yeso deteriorado por un revoco con un aditivo especial que elimine las sales, las cuales tienen un efecto absorbente que hacen que capten la humedad ambiente y vuelvan a aparecer humedades en las paredes. Hay que dejar que el muro seque el mayor tiempo posible, antes de aplicar el nuevo revoco o revestir la pared con pladur antihumedad.

Ventajas de la crema antihumedad, sobre los viejos sistemas de “alimentación por gravedad” e “inyección por presión” los cuales si se han instalado correctamente, son eficaces pero con inconvenientes como:

 

  1. Filtrarse hacia casas vecinas y producir daños.
  2. Al ir muy liquido, solo 5 % de concentración, tarda más en secarse.
  3. Al tratarse paredes con distinta porosidad, la presión no responde igual.
  4. El proceso de inyección a presión es lento y se puede hacer sin el tiempo necesario de aplicación, con resultados de poca calidad.
  5. El sistema de alimentación por gravedad, es muy lento.
  6. La mayoría de los líquidos antihumedad son corrosivos o inflamables.

La crema antihumedad soluciona cualquiera de los anteriores problemas:

 

  1. No se inyecta a presión y al ir en forma de crema, se difunde por los taladros sin filtrados ni vertidos no deseados.
  2. Contiene un 60 % de concentración, secándose más rápidamente.
  3. Fácil y más rápida instalación, con pistola aplicadora, reduciendo mucho los costes.
  4. No es un producto cáustico, ni inflamable.

Ventajas para el propietario/ocupante de la vivienda:

Rapidez de instalación, mínimas molestias, sin olores, producto no toxico, ni caustico, ni inflamable, de fácil manejo con reducción de costes y consecuentemente, presupuesto más económico.

Vivir en un ambiente húmedo aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias y pulmonares, a la vez que agrava las reumáticas.